DE ORIÓN A PLÉYADES: Crónica de una guerra estelar por Enrique Rivera Peña

DE ORIÓN A PLÉYADES: Crónica de una guerra estelar por Enrique Rivera Peña

Titulo del libro: DE ORIÓN A PLÉYADES: Crónica de una guerra estelar

Autor: Enrique Rivera Peña

Número de páginas: 77 páginas

Fecha de lanzamiento: August 30, 2017

Obtenga el libro de DE ORIÓN A PLÉYADES: Crónica de una guerra estelar de Enrique Rivera Peña en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Enrique Rivera Peña con DE ORIÓN A PLÉYADES: Crónica de una guerra estelar

A unos cuantos años luz de Betelgeuse estaba nuestro hogar. Una estrella situada en la constelación de Orión, que ustedes conocen como la “mano del central”, término acuñado en su mundo por el pueblo árabe y que literalmente es “yad al-jawza”, ubicada nada menos que en lo que los astrónomos de su planeta clasifican como la Catedral del Cielo, o sea, la constelación de Orión.
Esta estrella ya murió, aunque ustedes la sigan viendo. Se convirtió en una nova y colapsó. Su tamaño era de 800 veces el tamaño de su Sol. El brillo fluctuaba entre naranja y rojo, y tal vez nos fuimos de allí a tiempo, antes de despedirnos de ella.
Todo funcionaba bien, hasta que apareció una raza lagarto de tres metros y medio de estatura, procedente de otras estrellas situadas en la misma constelación, que nos pedía nuestra rendición total y nuestra esclavitud, so pena de nuestra desaparición literal de la faz del universo. No nos rendimos. Fue así como abandonamos Scacia, nuestro lugar de origen.
Buscamos nuevos mundos que nos permitieran sostener una vida en paz, con crecimiento mental y espiritual, que forjaran puentes para acercarnos al creador universal. Luchamos por todos. Pero sobre todo por nuestros niños y nuestros ancianos a quienes debíamos mucho. A unos la alegría de sus risas y a otros las enseñanzas que nos hicieron crecer y fortalecernos. ¿Pelearíamos por nuestra libertad? Por supuesto. Nadie podía impedirlo.