Fuegos artificiales de mis pensamientos. por Thomas  Corlis

Fuegos artificiales de mis pensamientos. por Thomas Corlis

Titulo del libro: Fuegos artificiales de mis pensamientos.

Autor: Thomas Corlis

Número de páginas: 1695 páginas

Fecha de lanzamiento: December 7, 2018

Obtenga el libro de Fuegos artificiales de mis pensamientos. de Thomas Corlis en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Thomas Corlis con Fuegos artificiales de mis pensamientos.

¡Pido perdonarme que era áspero con usted hoy, prometo que es más esto para no repetir! Tiarnan Vilbern"
La hoja, después de la lectura, fue dispersada en mis manos, y sonreí abiertamente. ¡El consejero del rey fue conducido en rasgones femeninos ya que es simbólico! No no justificarse ahora antes de ello, explicando una situación. Para mí es mejor. ¡Espero que no coloque más pedazos de papel confusos en mí para la firma!
— Lirio, prepare para mí para un almuerzo mi vestido blanco — dije y me acerqué a un espejo. Ni hinchazones, ni ojos rojos no tenía: ¡la tintura de hierbas especiales y un sueño sano escondió consecuencias de mi histeria inesperada, y ya continué un almuerzo vigoroso y contento conmigo, dando a luz a la cabeza de muy levantado!
Capítulo 6
El almuerzo comenzó silenciosamente y pacífico: las muchachas sobresalieron con la joyería, las señoras mayores y los señores también silenciosamente comieron, restante el desconocido para mí talla, el consejero frowningly inspeccionó a las novias, en cada uno que detiene la mirada dirigida sobre un vaso con el vino. El señor Bernard abatidamente suspiró. Tiarnan, fijamente rassmatrivayushchiyostalny muchachas, en mí sólo lanzó un vistazo superficial indiferente. Y susurré a la princesa que me sienta cerca de mí:
— ¿Su invitación vigente?
— ¡Por supuesto!
— ¿Y todavía habrá alguien, excepto nosotros?
— ¿Y de todos modos alguien es necesario para usted? Quiere, invitaremos al consejero …
— ¿Bromea?
— Bromeo, bromeo … — y aquí nuestro novio general sólo decidió levantarse del lugar y entregar para nosotros un discurso.
— ¡Queridas señoras! ¡Mañana espero de cada uno de ustedes para la impaciencia en el rendimiento de la primera tarea! Este concurso, además del señor Bernarda, también será supervisado por la señora Iolanthe ter Etelkhard — y la señora llamada, una de las matronas mayores que no son presentadas a nosotros se levantó del lugar y grandiosamente se dobló. Tiarnan se fue debido a una mesa y otra vez, casi corra, saltó del pasillo.
— ¡La señora, pido que usted llegue tarde un rato! — la señora Iolanthe contó, y, sin haber logrado elevarnos de los sitios, otra vez nos caímos por sillas. — Juntos con su Grace, seré un juez en este concurso o prueba. Cada uno de ustedes para un regalo concederá puntos. ¡El número máximo de puntos en este concurso — treinta, mínimo — cinco! El regalo tiene que ser al protocolo pequeño y original, correspondiente y tradiciones. Darán la preferencia a aquellos regalos que serán hechos de propias manos. Y ahora puede dejar el pasillo.
Bien, sobre esta tarea ya oí. ¿Y qué puedo hacer de propias manos? ¡Intentado para recordar que soy capaz, pero nada vino a la mente! Sabía cómo cocinar un poco, pero no al nivel del cocinero; es pequeño pricker, pero esto, generalmente era la reparación de viejas cosas; bordado un poco, pero esta ocupación laboriosa y que consume el trabajo, durante días y medio incompletos no lograré bordar algo bueno. Decidí consultar con la novia recién aparecida. Sólo, fuimos a ello al cuarto en la celebración de su cumpleaños.
— ¿Darius, caro, y me dice, ya ideó qué le presentará a la Gracia?
— ¡Por supuesto! ¡Traje el regalo de Miyent!
— ¡Y mostrará!
— ¡Bien usted y astucia! ¿Quiere remover todo?
— Quizás robar …
— ¡Ah! La risa hecha … Esto es un cachorro del galgo ruso miyentsky del color amarillo pálido muy raro. ¡Ahora en una perrera en una ventaja mágica y con un cuello mágico, y excepto mí será capaz no de acercarse a nadie esto!
— ¿Color amarillo pálido? Lamentable, de alguna manera mal entiendo perros …
— ¡El año pasado el cha de uno de Sultanatos comprados de nosotros un tal cachorro por doscientos mil florines reales! —